fondo

EL CALCIO EN NUESTRAS LECHES

¿QIE ES EL CALCIO?

El calcio es un mineral esencial muy importante para tener unos huesos y dientes fuertes. Hay varios minerales que son esenciales para el cuerpo humano y que se obtienen a través de la alimentación. Los minerales más importantes (calcio, magnesio, fósforo, sodio y potasio) se necesitan en grandes cantidades o se encuentran en el cuerpo.

Las tres funciones más importantes de los minerales son: constituyentes del esqueleto, sales solubles que ayudan a controlar la composición de los fluidos corporales y como complementos esenciales para la actuación de muchas enzimas y otras proteínas.

Una ingesta permanente a través de alimentos ricos en calcio, es esencial para prevenir enfermedades como la osteoporosis.

El 99% del calcio existente en nuestro cuerpo se encuentra en los huesos. El 1% restante está en la sangre, en el líquido extracelular y en el tejido adiposo.

El calcio es fundamental para: la transmisión de los impulsos nerviosos, la contracción muscular, la coagulación de la sangre, el funcionamiento del corazón y la liberación de enzimas.

Si no se ingiere una cantidad suficiente, el organismo se ve obligado a tomarlo de los huesos para asegurar este 1%.

CÓMO LLEGA AL CUERPO

El organismo obtiene el 1% de calcio circulante necesario a través de dos mecanismos:

- Dieta: Mediante la asimilación de éste con la dieta, sobre todo a partir de los lácteos.

- Huesos: Mediante la utilización del calcio de los huesos.

La absorción del calcio ingerido se ve fomentado por la vitamina D.

Los huesos del esqueleto suponen un depósito óptimo para ser movilizados. Así, continuamente se produce un proceso de destrucción y reconstrucción del material óseo.

Si el calcio no se asimila con la ingesta de nutrientes, se activan una serie de procesos hormonales con la finalidad de extraer el calcio de los huesos. Si este calcio no se restituye con nuevas ingestas de este mineral, los huesos se debilitan dando lugar a lo que se conoce como osteoporosis.

El riñón también tiene un papel fundamental en el mantenimiento de los niveles de calcio en la sangre.

El calcio se absorbe en el intestino delgado. Tan sólo se absorbe cerca del 30% del calcio que ingerimos y el resto se elimina por medio de las heces, la orina y el sudor.

El calcio se absorbe mejor si se dosifica a lo largo del día.

Así,de tomarlo en suplementos, es recomendable hacerlo durante las comidas o con los productos lácteos.

FACTORES QUE LO REGULAN

- La Hormona Paratiroidea, conocida como PTH se genera en las glándulas paratiroides y es fundamental para mantener el nivel de calcio en sangre. Ésta aumenta la salida del calcio del hueso, la reabsorción renal y la asimilación intestinal del calcio. Todo este proceso aumenta el nivel de calcio en la corriente sanguínea.

Por ello la presencia de la hormona crece cuando disminuye el nivel de calcio en sangre.

- Vitamina D. La vitamina D se obtiene a partir de la alimentación (pescado azul, aceite de hígado de pescado, mantequilla, yema de huevo, leches y cereales) y también se produce en la piel por la acción solar. La vitamina D fomenta la absorción intestinal del calcio y favorece la reconstrucción ósea.

- Calcitonina. Es una hormona que produce y segrega un tipo de célula especial del tiroides. La secreción se estimula por el aumento de calcio en la sangre. Su efecto merma los niveles de calcio en la misma.

Por ello, favorece la disminución de calcio de los huesos y frena la pérdida de calcio por el riñón.

Las necesidades de calcio cambian a lo largo de la vida.

Aproximadamente se recomienda la siguiente ingestión de calcio:

Las mujeres embarazadas o madres en período de lactancia:

1.200 mg al día en las adultas y 1.600 mg al día en las adolescentes.

Las mujeres posmenopáusicas que no mantengan un tratamiento estrogénico: 1.500 mg al día.

Las recomendaciones nutricionales para los mayores de 70 años además de cubrir las dosis de 1.200-1.500 mg de calcio diarios es seguir una dieta baja en grasas y dulces, carne en moderación, comer fruta, alimentos ricos en fibra y beber 2 L. de agua diarios.

ALIMENTOS RICOS EN CALCIO

La leche y sus derivados son uno de los grupos alimenticios que más calcio aporta en toda dieta.

Este sistema es una de las maneras más fáciles de satisfacer las necesidades de calcio en el organismo.

Es aconsejable tomar al menos de 2 a 3 porciones todos los días, de los alimentos incluidos en el grupo formado por leche, yogur y queso.

En la pirámide alimenticia cada grupo ofrece una combinación única de nutrientes y los alimentos de un grupo no pueden sustituir a los de otro. Para tener una buena salud, se necesita comer todos los alimentos indicados.

El grupo formado por la leche,el yogur y el queso es uno de los componentes de la pirámide que más calcio aporta al organismo, aunque también hay otros nutrientes que tienen calcio y se engloban en otros grupos. Como por ejemplo las hortalizas de color verde oscuro, las nueces, los cereales, los frijoles, así como el salmón y las sardinas.

Estos alimentos pueden ayudar a mantener el nivel de calcio necesario, siempre y cuando se consuman además productos lácteos.

EN QUÉ ES BENEFICIOSO

- En la formación de huesos y dientes, sin él no se desarrollan.

Raquitismo. Se produce por la falta de calcificación. El calciolo combate.

Hipertensión. A menor cantidad de calcio, más alta es la tensión. Y al revés, si tomas más calcio, disminuye.

Calambres musculares. El déficit de calcio afecta a los músculos y produce calambres.

Cáncer de Colon. El Calcio y otros elementos nutritivos como la vitamina D pueden controlar el desarrollo de las células cancerosas en el colon.

Piedras Renales. La Ingestión de calcio proveniente de alimentos disminuye el riesgo de tener piedras en el riñón.

Osteoporosis. Literalmente significa hueso poroso. Una enfermedad causada por una excesiva fragilidad esquelética debida tanto a una disminución de la masa ósea como a un deterioro de su microarquitectura, con el consiguiente riesgo de fracturas.

El metabolismo óseo, muy complejo, tiene dos objetivos:

a) Actualización, de modo que las viejas porciones gastadas se sustituyan por nueva masa ósea joven.

b) Equilibrio entre fijación y liberación ósea del calcio, a fin de mantener sus niveles sanguíneos a salvo de las fluctuaciones nutricionales, ya que el ion calcio cumple importantísimas funciones metabólicas celulares.

La masa ósea alcanza su plenitud hacia los 30 años, tras lo que comienza su disminución, que es fomentada por diversas circunstancias: edad, menopausia, modos adversos de vida (drogas, alcohol), produciéndose ese deterioro más rápidamente en las mujeres que en los hombres.

Entre los 20 y 40 años los huesos femeninos contienen unos 750 gramos de calcio y los masculinos unos 900. El umbral mínimo de peligro de fractura se considera en unos 400 gramos, cifra que se alcanza por buena parte de las mujeres, con la edad, mientras que en los hombres es más difícil llegar al límite.

Menopausia. Cuando las mujeres alcanzan la menopausia, usualmente entre los 40 y 50 años, progresivamente disminuye su función ovárica así como su producción de estrógenos, y ello afecta también a otras actividades hormonales. La consecuencia es que se acelera la descalcificación ósea, la osteoporosis, y el riesgo de fracturas.

El Cáncer de Mama. Las mujeres que consumen más de 3 vasos de leche al día, tienen la mitad de riesgo de padecer cáncer de mama comparado con las que no consumen leche.

Los científicos piensan que el efecto protector de la leche está relacionado con el ácido Linoleico (CLA) que se encuentra en la materia grasa de la leche.

Dolores Menstruales. El calcio es necesario para prevenir el malestar menstrual. Tiene una acción fundamental en la relajación y contracción de los músculos, por lo cual una deficiencia de calcio puede ser la causa de aparición de espasmos y calambres, uno de los síntomas de la menstruación.

Sobrepeso. La Dieta Blanca. Las últimas investigaciones demuestran que el calcio en sangre en dosis adecuadas ayuda a perder peso ya que controla a la hormona responsable de la correcta asimililación de las grasas.

De acuerdo al análisis de los investigadores, el calcio en sangre ayuda a mantener equilibrada la producción de la hormona paratiroide, responsable de la correcta asimilación de grasas y así de la prevención del sobrepeso y un resultado más eficaz en la dieta.